Advertisement

(CNNMoney) – Las acciones están recibiendo una paliza en este momento.

LEE: Histórico desplome del índice Dow Jones

El índice Dow Jones cayó más de 1.800 en las últimas dos sesiones: el viernes pasado y este lunes. El desplome de este lunes fue el peor desde agosto de 2011, durante la crisis de la deuda europea.

Estas son las razones que están impulsando la liquidación global:

1. Preocupación por que la Reserva Federal de EE.UU. decida subir las tasas

Las acciones han aumentado constantemente desde la última elección presidencial, en parte porque la economía está muy fuerte. El desempleo es históricamente bajo y hay más vacantes de empleos que personas para llenarlas.

Las compañías están empezando a pagarles más a sus trabajadores con el fin de retenerlos y de atraer a nuevos empleados. En últimas, las empresas tendrán que subir los precios de los productos o servicios que venden para costear sus crecientes nóminas. Y en economía, eso se llama inflación.

A pesar de que la economía ha estado creciendo de manera continua por casi nueve años, la la inflación se ha mantenido terca y misteriosamente baja. La Reserva Federal combate la inflación aumentando sus tasas de interés.

Pero, durante la última década, el banco central no ha logrado subir significativamente sus tasas, por temor a que eso pueda obstaculizar la recuperación económica y tal vez provoque una caída en los precios.

Este año, la Reserva Federal planeaba subir lentamente las tasas:  sólo tres veces en 2018. Pero si la inflación aumenta, la entidad podría elevarlas más frecuente y abruptamente de lo que proyectaba.

2. Incremento de las tasas de interés

Cuando la Reserva Federal aumenta las tasas, el precio de pedir dinero prestado también sube. Eso quiere decir que las compañías deben pagar más por sus préstamos, lo que termina por reducir las ganancias corporativas. También implica que los estadounidenses tendrán que asumir un costo más alto por hipotecas y créditos.

Otra de las razones por las que el mercado de valores ha incrementado tanto durante el último año se debe a un estable crecimiento en los ingresos de las empresas. Las compañías están saludables y los inversionistas las han recompensado al aumentar los precios de sus acciones.

Cuando las tasas de interés suben rápidamente, las acciones suelen caer. A los inversionistas les preocupa que las ganancias de las compañías se hagan más lentas.

3. Preocupaciones por el mercado de bonos

Las acciones también han vivido una buena racha porque son las únicas inversiones con un rendimiento decente. La rentabilidad de los bonos del Tesoro de Estados Unidos ha sido tan bajas que muchos dividendos de acciones están pagando mejor.

Sin embargo, las acciones representan una inversión de mayor riesgo que los bonos, que están respaldados por el Tesoro de los Estados Unidos. Entonces, si los rendimientos de los bonos comienzan a subir, los inversionistas querrán sacar algo del dinero que tienen en las acciones y ponerlo en bonos más seguros.

Efectivamente, la rentabilidad de los bonos alcanzó un máximo de cuatro años el viernes pasado. (Aunque, bajó un poco este lunes). La reciente reforma impositiva obligó al Tesoro a pedir prestado más dinero, lo que pondrá en juego mayor cantidad bonos. Un exceso en la oferta podría devaluar los bonos. Los precios y los rendimientos se mueven en direcciones opuestas, y los compradores de bonos querrán un mayor rendimiento (y menor precio) para que valga la pena su inversión.

La inflación también es negativa para los bonos. Si los costos de endeudamiento aumentan, los inversionistas en bonos querrán más rentabilidad.

Los rendimientos atractivos en una inversión más segura han hecho que las acciones de repente sean menos atractivas.

4. Demasiado lejos, demasiado rápido

Las acciones han estado subiendo prácticamente en una línea recta desde noviembre de 2016. Y eso no es exactamente saludable. Los analistas creen que el mercado bursátil está retrasado desde hace mucho tiempo para llegar a un retroceso del 5% o incluso a una corrección del 10%.

Un período de enfriamiento sería una buena situación. Haría que las acciones fueran más baratas y más atractivas para los inversionistas, especialmente si las compañías subyacentes están sanas, generando fuertes ventas y ganancias.

El mercado finalmente comenzó a bajar a la tierra, solo un poco, esta semana, y los inversionistas se preguntan si este es el comienzo de una corrección. Podría haber un pequeño pensamiento de grupo teniendo lugar en la recesión.

IMAGE: MARKETWATCH

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.